Maradona, cuando la magia de la motivación se hizo hombre.

Diego Armando Maradona: un verdadero líder con determinación extraordinaria que no le temió a la grandeza

¿Argentina?, ¡Maradona! Sin duda, cualquier persona que haya viajado hasta el lugar más remoto del mundo escuchó esta exclamación cuando mencionaba su nacionalidad rioplatense. Y no es para menos, puesto que la sola mención de la persona más conocida de este planeta provoca inmediatamente un sentimiento de alegría y admiración en cualquier individuo que perciba su apellido.

¿Cuáles son las condiciones que deben crearse para que una persona no pueda pasar desapercibida por millones de habitantes? ¿Qué es aquello que percibe o con lo cual se identifica la gente al momento de elegir a un hombre como símbolo de motivación y fuerza? Quizás el repaso por la historia del mayor ídolo popular contemporáneo pueda brindarnos claves respecto del ejercicio del liderazgo.

__________________________________________________________________________

Reporte Gratuito 10MétodosComprobadosParaIniciarElCaminoATuDesarrolloPersonal

__________________________________________________________________________

La vida de Diego Armando Maradona, lejos de ser fácil ha transitado por sendas dificultades, tanto económicas, de salud como emocionales. Nacido en Villa Fiorito, un barrio marginal de Buenos Aires, transcurrió su infancia en situaciones de extrema pobreza pero, lejos de concentrarse en la precariedad de su situación, optó por dedicarle su energía a aquello que más amaba y que podría ayudar a su familia: jugar al fútbol. Dicha pasión lo llevó a conquistar todo aquello que se propuso como meta, desarrollando una mentalidad ganadora y superadora de la adversidad. Maradona tuvo claro desde su infancia el sueño por el cual luchar: jugar en un mundial y salir campeón. La historia le tendría reservada la recompensa por creer en sí mismo.

Guiado por su perseverancia y fuerza de voluntad, a los 15 años ya se encontraba jugando en la primera división de Argentinos Juniors, y ya para ese entonces la crítica y los fanáticos del fútbol reconocían en Maradona una motivación sobrenatural, un entusiasmo innato y una pasión que se traducía en sus piernas a la hora de patear el balón. Era como si una energía poderosa danzara al compás de sus gambetas, que provocaban la admiración de la perfección.

Maradona nos recordaba que cada uno de nosotros tiene una misión o aptitud que nos hace únicos y diferentes, como las huellas digitales, irrepetibles, la única diferencia en él era que ya la había encontrado. Era un espejo donde podíamos ver aquello que tanto buscamos en nosotros, hecho realidad y desplegando su magia poderosa. Es así como la historia de Maradona respecto al fútbol nos ha recordado que utilizando la metáfora de una cancha, donde el juego a la pelota consiste en avanzar, debíamos siempre progresar en nuestras metas, guiados por la motivación de nuestra esencia única.

Maradona, el hombre capaz de todo, hasta de hacer un gol con la mano

La carrera futbolística de Maradona, fue por muchísimos años, un suceso de gloria y consagración. Desde Boca Juniors hasta Barcelona, pasando por Nápoles y la selección nacional, siempre demostró su pasión intacta. En el fútbol europeo, luego de su brillante paso por el Barcelona, la vida le habría reservado un destino de excelencia y esplendor en el club Nápoles de Italia, conduciéndolo al éxito.

La consagración en el club italiano fue la demostración a nivel mundial que nos encontrábamos ante el mejor jugador de la historia del fútbol. Parecía como que la llegada de Maradona hubiera convertido el barro del club en oro, y que su luz de motivación interna hubiera iluminado al equipo napolitano, como nunca nadie lo había hecho o pudiera haberlo después.

Una situación similar aconteció con el equipo de la selección nacional dirigido por Bilardo, el cual no mostraba signo alguno de poder conducirnos en 1985 al triunfo en el mundial del año ’86. Sin embargo, nuevamente Maradona nos recordaba que la actitud de una persona puede cambiar el mundo, y que el hecho de llevarse uno mismo a un alto estándar en la vida (deportivo, emocional, etc), consecuentemente lleva a todos los que rodean nuestro universo a ese mismo alto estándar. En ese mundial todos los argentinos tocamos el cielo con las manos, y hasta hicimos un gol con una de ellas.

Cuando Maradona perdió la motivación o cuando la motivación lo perdió a Maradona

Sin embargo, Maradona fue también un mortal, y como tal no fue invencible. En algún momento de la vida a la mayoría de las personas les llega un instante en que sus objetivos empiezan a no ser muy claros y la motivación que en algún momento era su energía motorizante se esconde o convierte en un flujo o torrente negativo, que impide avanzar naturalmente.

Así, el interés que antes depositábamos en nuestras metas, se encuentra depositado en otra cosa. Fue así como, por su paso por el club Barcelona, Maradona fija por primera vez su atención en un objetivo irreconciliable con su sueño, teniendo así su primer contacto con el mundo de la droga.

Otra vez el ídolo utilizaba su vida como metáfora mostrándonos crudamente las confusiones internas que debemos afrontar, si no queremos caer en la antítesis de nuestra esencia. Nos sentíamos tan identificados en las situaciones deportivas donde su poder interior se manifestaba con plenitud, como en aquellas donde la desaparición de su motivación lo condujo por experiencias oscuras en su vida. Pareciera que la lucha

– para conquistar, sea el éxito, sea la salud, sea la libertad- es una característica constante en la vida de un líder.

Su existencia se convirtió por años en un túnel negro: adicción a las drogas, obesidad extrema, excesos de todo tipo. Estuvo varias veces al borde de la muerte, maltrató a periodistas, fue internado en un neuro-psiquiátrico, realizó tratamientos de rehabilitación por drogas, violencia y depresión. La negatividad que lo había poseído lo miraba frente a frente, desafiándolo una vez más a hacer uso de su poder interior, que se encontraba momentáneamente dormido.

Sin embargo parecía como si Maradona hubiera estado creando inconscientemente las circunstancias difíciles para nuevamente demostrarle al mundo cómo se debía luchar ante la adversidad, y cómo siempre uno puede superar todo lo que se presente, aunque fuera necesario caer 100 veces para adquirir el aprendizaje y la sabiduría. Y así fue.

Es por ello que la historia de Maradona es también una historia de resurrecciones constantes. Y por ello desde cualquier lugar que uno lo observe, no es más que un sinónimo de victorias, ya sea desde su gloria deportiva como su trascendencia ante la dificultad. La motivación invencible que todos tenemos dentro nuestro nuevamente se reflejaba en el símbolo del ganador de la vida, el coraje y dar todo de sí en los momentos más difíciles.

Liderando equipos: Maradona como motivador nato de jugadores

Recuperado y alejado ya de rol de jugador, y cuando pensábamos que era imposible decir algo nuevo sobre Diego Maradona, nuevamente nos asombró con una faceta desconocida a través de su figura de director técnico.

Maradona motivaba siendo uno más, y fue eso lo que lo diferenció ampliamente de su actitud como un técnico diferente y singular. Reflexionar previamente sobre el porqué y el para qué realizamos determinadas acciones en la vida fue la fórmula a la cual apeló Maradona para motivar a su equipo: las razones por las cuales valía la pena jugar determinarían el nivel de compromiso para dejar todo en la cancha.

Demostró mediante hechos lo que significa la empatía puesta al servicio de un fin común compartido, cómo se debe escuchar activamente y apuntalar los miedos imaginarios de aquellos dirigidos que lo necesitaban. Maradona llegaba al alma de sus jugadores, a través de su siempre dispuesta fuerza motorizante, capaz de mover montañas.

Ya sea frente a la selección nacional o en su futuro próximo en Dubai, Maradona se presenta con su única e inigualable de gran estímulo, viviendo cada partido como si fuera él es que estuviera jugando en la cancha. Una vez más, al jugador de la vida le es

imposible perder su esencia de lucha. Maradona es capaz de lograr, a través de su sensibilidad, integridad, innovación, simpatía y emoción, dirigir a un grupo de personas y conquistarlos a que lo sigan por su propia voluntad, motivándolos y estimulándolos a alcanzar las metas deseadas, amando la Vida.

Maradona y su constante lucha por una causa

A lo largo de todos estos años Diego Maradona nos ha demostrado que es un luchador, no sólo en un potrero, sino también por mantener sus ideales inviolables. Su simpatía por el ideal anti-imperialista y su fervor por Fidel Castro y Hugo Chávez hicieron de Maradona un referente político de apoyo a la causa de la revolución social.

Ironía del destino, Maradona simboliza también el espíritu de la revolución. El no conformarse con la desigualdad, luchar por las convicciones y jugarse la vida por ellas.

Muchos argumentan que su lucha constante contra la corrupción de la FIFA fue otro de los motivos por el cual Maradona tuvo que sufrir los embates por ser fiel a su postura política, y por causa de ellos ser expulsado del mundial de 1994 ante un supuesto descubrimiento de la efedrina, una sustancia prohibida de uso dentro de ese contexto.

La paradoja de la vida del jugador: ante su mejor estado físico, concentración y motivación pusieron nuevamente a prueba su espíritu combativo, y mágicamente, el apoyo de toda una nación se unió en un sentimiento que excedía la explicación racional, pero que transmitía la emoción de la injusticia de no poder mostrar toda nuestra fuerza plasmada en la imagen de un hombre.

Nadie puede dudar que una de las mayores cualidades de Maradona es seguir recordando sus orígenes, decir no sólo lo que siente sino en el momento que lo siente, interpretando y siendo vocero del sentir de una sociedad. Luego de su coherencia futbolística, su fidelidad a la lucha por sus ideales es la mayor coherencia que este hombre ha logrado mantener en el transcurso de toda su vida.

¿Qué lecciones podemos aprender de Diego Maradona respecto de la motivación?

Maradona se destacó por ser un referente indiscutible en términos de grandeza, motivación, liderazgo, fuerza y éxito. Ahora bien ¿qué podemos aprender de este hombre y la forma en la cual realizó sus hazañas? ¿Cuáles son aquellas actitudes que lo han destacado por más como un ser casi invencible ante la adversidad? Comparto contigo algunas de las características que considero podemos aprender de Diego como cualidades ante la vida:

__________________________________________________________________________

Reporte Gratuito 10MétodosComprobadosParaIniciarElCaminoATuDesarrolloPersonal

__________________________________________________________________________

Tener un objetivo claro: Para estar entusiasmados debemos proponernos un objetivo en donde fijar la atención. Y cuando lo consigamos inmediatamente fijarnos uno

nuevo. Cuando más lejos y grandes sean tus sueños, más motivación encontrarás para alcanzarlos.

Valor: La motivación está relacionada con darle valor a lo que hacemos y estar dispuestos a hacer el esfuerzo que se requiera para lograrlo.

Actitud: Si estás convencido que el camino de la motivación es tu camino, deberás adoptar a la misma como una actitud ante la vida.

Voluntad: La obstinación para perseguir un objetivo, como una sana ambición, será una fuerza verdadera que nos ayudará incondicionalmente en superar los obstáculos que se nos presenten. Debemos desarrollar nuestra fuerza de voluntad, fortalecerla hasta tanto alcancemos todo aquello que deseamos.

Entender nuestra naturaleza espiritual: Debemos dedicar mucho tiempo a comprender que somos seres espirituales, con una misión, reconocer nuestro espíritu y su alto valor positivo. Sin este reconocimiento, podemos olvidar fácilmente nuestra esencia y actuar contrariamente a ella, lo cual será perjudicial para nuestro desarrollo personal. Hazle caso a tu intuición espiritual.

Negar la victimización: La vida es lucha, es enfrentar, hacerse cargo de nuestras acciones y las consecuencias de ellas. No busques los culpables fuera de ti, ni permanezcas en una actitud de víctima indefensa. Dentro tuyo reside todo el poder necesario para conquistar tus más altos sueños.

Tolerancia a la frustración: Debemos ser fuertes cuando la vida no nos ofrece aquello que esperamos, teniendo la certeza que aquellos episodios contrarios a nuestros sueños son sólo un paso más necesario para hacernos más fuertes para seguir motivados a no detenernos.

Coherencia: Una persona con una actitud coherente es el reflejo de sensatez y sano juicio, puesto que siente, piensa y actúa de manera afín con los sueños que se encuentra persiguiendo. Tu motivación se verá potenciada si logras mantener en tu vida una coherencia tanto interna como externa.

El sueño de un niño llegó a romper las barreras de la dificultad que muy pocas personas han logrado romper. Vocero de la superación, nos trasmitió simbólicamente desde su infancia, valores y actitudes que nos recuerdan qué debemos tener en cuenta para seguir adelante en nuestras vidas, para preservar constantemente una motivación poderosa para alcanzar y realizar nuestros sueños y aún para recordarnos que alejarnos de ellos, puede acarrearnos dolor y sufrimiento aunque, ellos estarán siempre allí, esperándonos a ser encendidos con la llama de la pasión. Diego Armando Maradona, la motivación hecha hombre.

Nicolás De Vita
Tu Motivador Personal
ComoAutomotivarse.Com

 

Deja tu comentario



Descubre las claves para darle un poderoso impulso a tu motivación

Regístrate aquí y descarga tu Reporte Gratuito: "Cómo Automotivarte"

Políticas de Privacidad: Tu información estará protegida solo la utilizaremos para enviarte comunicación acerca de nosotros, podrás borrarte cuando desees de nuestra base de datos.